• Español
Español

Lactancia y el alcohol, ¿compatibles?

El alcohol es la droga más consumida alrededor del mundo y su consumo durante la lactancia es un tema controvertido, asociado primordialmente a factores sociales (1). El consumo del alcohol durante esta etapa está asociado al mito de que esta sustancia actúa como galactogogo, propiciando una mayor producción de leche. Sin embargo, consecuentes estudios reportan un efecto contrario.

Un estudio realizado en 22 madres lactantes evidenció la baja producción de leche materna en un 9.3% luego de las dos horas de haber consumido alcohol (2). Esto es debido a que el alcohol promueve una pico de prolactina (hormona encargada de la secreción de leche) en una fase inicial, pero inhibe la concentración de la hormona oxitocina, que promueve el reflejo de eyección (descenso) de la leche materna (3), alterando el ciclo de la oferta demanda de leche materna en la que ambas hormonas deben estar en altas concentraciones. Por lo tanto, considerar al alcohol como un galactogogo, es decir estimulante de la producción de leche materna, es un mito sin fundamento.

Es importante resaltar que, posterior a la ingesta de 1 bebida alcohólica (figura 1) se debe esperar al menos 4 horas para la próxima sesión de lactancia. De esta manera, se asegura la eliminación del alcohol de la circulación de la madre y minimizan riesgos de que esta sustancia llegue al bebé (4) (5).

El consumo de alcohol  durante el periodo de amamantamiento compromete significativamente el desarrollo del niño (6). Estudios recientes resaltan que, el consumo materno de alcohol en periodo de lactancia impacta en el patron de sueño y el desarrollo psicomotor del lactante (5). Anteriormente se consideraba que, el consumo materno de alcohol promueve el sueño en los bebés lactantes, pero (Mennella y Gerrish, 2006) probaron que el efecto de la exposición al alcohol en la leche materna genera cambios en la vigilia del bebé ya que existe una reducción en el sueño atribuible a periodos y tiempo dedicados a esta parte integral de la vida cotidiana (3).

De esta manera, se puede concluir qué si una madre elige tomar 1 o 2 copas, debe esperar el tiempo recomendado para que el alcohol se elimine del organismo y poder amamantar o caso contrario existe la opción de planear con anticipación la extracción de leche sin alcohol almacenada para el momento.

Nota: La extracción de leche inmediatamente posterior a la toma de alcohol no acelera su eliminación de la circulación sanguínea materna.

Bibliografías:

1. Bossolani Charlo Sanches, P., Pacheco, V. A., Platkitka Maximiano, A., & Picinin Bernuci, M. (2016). Influence of alcohol intake during lactation in the origin of alcohol addiction. Revista da Rede de Enfermagem do Nordeste, 17(6).

2. Haastrup, M. B., Pottegård, A., & Damkier, P. (2014). Alcohol and breastfeeding. Basic & clinical pharmacology & toxicology114(2), 168-173.

3. Giglia, R., & Binns, C. (2006). Alcohol and lactation: a systematic review. Nutrition & Dietetics63(2), 103-116.

4. Healthychildren (2018). Alcohol y leche materna. Recuperado de: https://www.healthychildren.org/English/ages-stages/baby/breastfeeding/Pages/Alcohol-Breast-Milk.aspx

5. Brown, J. E. (2014). Nutrición en las diferentes etapas de la vida (5a. McGraw Hill Mexico.

6.  May, P. A., Hasken, J. M., Blankenship, J., Marais, A. S., Joubert, B., Cloete, M., ... & Doms, C. (2016). Breastfeeding and maternal alcohol use: prevalence and effects on child outcomes and fetal alcohol spectrum disorders. Reproductive Toxicology, 63, 13-21.

Español